The Twelve-Factor App

X. Igualdad entre desarrollo y producción

Mantener desarrollo, preproducción y producción tan parecidos como sea posible

Históricamente, han existido dos tipos de entorno muy diferenciados: desarrollo (donde un desarrollador puede editar en vivo en un despliegue local de la aplicación) y producción (un despliegue en el que la aplicación está en ejecución disponible para que lo usen los usuarios). Estas diferencias se pueden clasificar en tres tipos:

** Las aplicaciones “twelve-factor” están diseñadas para hacer despliegues continuos que reducen las diferencias entre los entornos de desarrollo y producción.** Teniendo en cuenta las tres diferencias descritas anteriormente:

Resumiendo lo anterior en una tabla:

Aplicaciones tradicionales Aplicaciones "twelve-factor"
Tiempo entre despliegues Semanas Horas
Desarrolladores vs Ingenieros de operaciones Diferentes personas Mismas personas
Entorno de desarrollo vs entorno de producción Divergentes Lo más parecidos posibles

Los “backing services”, como la base de datos de la aplicación, el sistema de colas, o la caché, es donde la igualdad en los entornos de desarrollo y producción es importante. Muchos lenguajes ofrecen librerías en las que se simplifica el acceso a los servicios de respaldo, incluidos adaptadores para diferentes tipos de servicios. Se pueden observar algunos ejemplos en la siguiente tabla.

Tipo Lenguaje Librería Adaptador
Base de datos Ruby/Rails ActiveRecord MySQL, PostgreSQL, SQLite
Colas Python/Django Celery RabbitMQ, Beanstalkd, Redis
Caché Ruby/Rails ActiveSupport::Cache Memoria, sistema de ficheros, Memcached

Los desarrolladores, a veces, caen en la tentación de usar “backing services” ligeros en sus entornos de desarrollo, mientras que en producción se usan los más serios y robustos. Por ejemplo, se usa SQLite en desarrollo y PostgreSQL en producción; o memoria local para la caché en desarrollo y Memcached en producción.

Un desarrollador “twelve-factor” no cae en la tentación de usar diferentes “backing services” en desarrollo y producción, incluso cuando los adaptadores teóricamente abstractos están lejos de cualquier diferencia en “backing services”. Las diferencias entre los servicios de respaldo tienen que ver con las pequeñas incompatibilidades que surgen de la nada, causando que el código que funciona y pasa los tests en desarrollo o en preproducción, falle en producción. Este tipo de errores provocan conflictos que desincentivan la filosofía del despliegue continuo. El coste de estos conflictos y el enfriamiento subsiguiente del despliegue continuo es extremadamente alto cuando se hace balance del total de tiempo de vida de una aplicación.

Los servicios ligeros locales son menos atractivos que antes. Los “backing services” modernos como Memcached, PostgreSQL, y RabbitMQ no son difíciles de instalar y ejecutar gracias a los sistemas de gestión de paquetes modernos, como Homebrew y apt-get. Al mismo tiempo, las herramientas de gestión de la configuración como Chef y Puppet combinadas con entornos virtuales ligeros como Vagrant permiten a los desarrolladores ejecutar entornos locales que son muy parecidos a los entornos de producción. El coste de instalar y usar estos sistemas es bajo comparado con el beneficio que se puede obtener de la paridad entre desarrollo y producción y del despliegue continuo.

Los adaptadores de los “backing services” todavía son de gran utilidad, porque hacen que cambiar de unos a otros sea un trámite relativamente poco doloroso. No obstante, todos los despliegues de una aplicación (en entornos de desarrollo, preproducción y producción) deberían usar el mismo tipo y versión de cada uno de los “backing services”.